Recorrido grandioso por la joya catalana

La Costa Brava es uno de los tantos lugares maravillosos que hay en España para visitar. Girona, su capital, es una ciudad en la que cualquiera podría conseguir lo que sea que desee, desde un paseo tranquilo, hasta uno cargado de adrenalina y diversión. En sus calles conviven edificaciones modernas y antiguas por igual, y su gente amigable y servicial le hará sentir que son como viejos amigos.

Qué ver en Girona

Catedral de Girona: este hermoso edificio fue construido entre los siglos XI y XVIII, en él convergen tres estilos arquitectónicos: el gótico, el románico y el barroco. Lo que más destaca en su estructura es su nave gótica abovedada, debido a que es la más ancha del mundo con 23 metros de ancho. Además tiene una enorme escalinata en frente de 90 escalones, y está adornada con balaustres de piedra.

Las Casas de Oñar: son un conjunto de casas con sus fachadas hacia el Río Oñar, ubicadas en un tramo de la Rambla de la Libertad y la calle Argentería en el Barrio Viejo. No todas las casas de la calle se les conocen con este nombre, solo a las de fachadas de cara al río. Muy cerca de ellas se localiza el Puente Eiffel, construido poco antes que la famosa torre (por el mismo ingeniero); además de ser un sitio bonito y curioso de visitar, también desde el lugar se observa mejor el mencionado grupo de casas.

Las murallas de Girona: la localidad tiene la dicha de conservar sus murallas completas (incluso sus torreones), por lo cual es posible recorrerlas y disfrutar de las preciosas vistas de toda la ciudad. Están consideradas como “Bien de Interés Cultural” desde 1967, y es muy concurrida en temporadas de vacaciones.

Edificio de Correos: se construyó en 1916 y comenzó sus funciones en 1922, lo que lo hace un tanto especial es que sigue activo en la misma función; aunque se ha modernizado sigue repartiendo la correspondencia a toda la ciudad. Se reconoce fácilmente por su cúpula con azulejos y la oficina se encuentra en la avenida Ramón Folch, al final de la Gran Vía Jaime I.

Puentes de Girona: la ciudad tiene cuatro ríos: Ter, Güel, Galligants y Onyar; era muy difícil en la antigüedad circular de un lugar a otro porque solo había un puente de piedra, y las crecidas solían derrumbarlo. Con el pasar del tiempo se fueron cambiando los elementos y técnicas en la construcción y ahora Girona tiene 11 puentes repartidos entre sus ríos, entre ellos el más conocido es el Puente Eiffel.

Aliste todo para visitar Girona. Si su todoterreno requiere de reparaciones visite http://www.desguacesde4x4.com/, con rellenar el formulario, estará a muy poco tiempo de tener la pieza que necesita en la dirección que usted les indique al realizar la compra. Así que haga las maletas, que no tardará en salir de viaje.