Identificar averias en la correa y el tensor de distribución

El tensor de la correa de distribución es una de las piezas del motor que requiere mucha atención, su función es mantener el movimiento de la correa a un ritmo constante. Cuando se rompe o desgasta el tensor, los engranajes del sistema de distribución no funcionan de forma correcta, ello sería una avería muy molesta de corregir por la precisión que se necesita y los demás problemas que se derivan de dicho desperfecto, como los contratiempos con el cigüeñal y el árbol de levas.

El tensor es un elemento incómodo de reparar, debido a que se debe retirar la correa por completo para inspeccionarla, así se tiene más visibilidad y se hacen más notorios los ruidos que generan la presencia de otras fallas en el tensor.

Cómo se pueden detectar las averías del tensor y a correa de distribución

Hay diversas maneras de identificar los problemas con el tensor y la correa, sin embargo, la forma más rápida de asegurarse de que de ellos proviene la falla es el ruido de traqueteo, el cual se hace perceptible al acelerar o arrancar. Adicional, denotan la presencia de grietas o que la polea tensora se está prensando de más.

Otro sonido que delata problemas son los chillidos del motor al cambiar la marcha, lo cual es posible que sea desgaste de los rodamientos del tensor; mientras que si es un zumbido, es probable que se deba a roturas, o simplemente a un desgaste. Los rodamientos son muy importantes para el sistema de distribución, y son demasiado difíciles de revisar, lo más recomendable es llevar el coche a un taller para una revisión completa de tensor, correa y del elemento en cuestión.

Los tensores averiados también quedan al descubierto cuando se cambian de manera brusca las revoluciones, y sus contratiempos se hacen notar al aumentar la velocidad. Es recomendable que chequee posibles fugas de aceite, si tiene manchas en los alrededores del árbol de levas o el cigüeñal, es muy probable que sea a causa de una rotura del tensor que deja escapar el lubricante del motor.

Las averías de este tipo se consideran en su mayoría como algo leve, sin darse cuenta de los múltiples contratiempos que puede provocar un percance en el tensor o en la correa de distribución. Es mucho peor cuando se acumulan las reparaciones por hacer, ya que podrían rebasar al límite de tolerancia de la máquina y crear un caos mayor que lleven a perder el motor. Sin embargo, reponer un inconveniente de esta magnitud es posible, sin gastarse todo el presupuesto.

En línea se pueden conseguir venta de motores garantizados, hay diversas empresas de desguaces que se apegan a las leyes y ofrecen servicios de calidad que aseguran el correcto funcionamiento de la máquina. Con solo unos clics podría reducir el gasto y el estrés de la situación.