UNA BREVE HISTORIA DE CUCHILLERÍAS SABÍN

El abuelo abandonó Galicia, la estrechez económica le empujó a dirigirse fuera de allí y buscarse una mejor vida.

¡Suerte que tenía un oficio con el que valerse! Era afilador.

Cogió su piedra y afiló por toda España, un día decidió quedarse en Barcelona, se estableció en la calle del Olmo, como antiguamente se hacía, trabajaban y vivían en la tienda.

Afilando a todo el mundo, se fijó en una carnicera Barcelonesa preciosa, con la que se casó, pronto tuvieron un hijo, José Sabín Soler, el niño creció y aprendió el oficio, también recorrió Cataluña y allá por el año 1.953 se sacó la primera patente de afilador ambulante de toda Barcelona y poco tiempo después, en 1.955 compró su propia tienda, en la calle San Vicente, allí vería nacer a sus hijos y al igual que él, el muchacho aprendió de sus expertas manos el oficio, tan tradicional y tan de legado y del que ya quedan tan pocos buenos profesionales.

José Sabín Rodríguez no solo se quedó en el afilado, hizo de representante de ventas de compañías nacionales y también internacionales, de vendedor en la tienda, creó su propia empresa, primero en la tienda donde nació, que renovó y actualizó, luego con otra en la calle Rosellón especializada en menaje del hogar y cuchillos, llevó la compra de Ganiveteria Roca para sus socios y él mismo, abrió nuevas tiendas en Ronda San Antonio y en Mercabarna, consiguiendo que esta última sea una referencia para la venta nacional e internacional de artículos para los profesionales y allí siguen actualmente.

En https://cuchilleriassabin.com encontrarás uno de los mejores afiladores, experto vendedor, atento, que aconseja al cliente siempre. Ya no quedan muchos así, no.