Sociedades unipersonales: lo debes tener en cuenta

Tener un negocio o una empresa propia es el sueño de muchas personas, puesto que nada mejor que ser tu propio jefe, pero para llegar a ese momento de gloria por medio de la cual ya no necesitas hacer nada mas sino que mandar o hacer cumplir con las responsabilidades de la compañía, debes empezar a luchar desde abajo.

Así pues, el tener una sociedad personal te ofrece un campo de ventajas por encima de las demás sociedades, aunque es cierto que debes cumplir con ciertos parámetros para poder crearla, aunque de normal los requisitos exigidos son los mismo, pues tendrán los mismo beneficios, en esta es obligatorio la presentación de una declaración de unipersonalidad.

Ello se trata, de que debes declarar que solo existe un socio, el cual se hará cargo de todas las responsabilidades que conlleve tener una sociedad, esto es que será él quien se encarga de pagar las deudas y quien responderá por lo inconvenientes que pueden darse a partir de las acciones de la empresa, y el mismo responderá de manera ilimitada hasta con sus bienes personales.

Lo segundo que debes tomar en cuenta para la creación de una sociedad es la denominación social, este será el estará inscrito en el registro mercantil, es decir, puedes colocar un nombre de denominación social en el documento constitutivo de la empresa, con el cual firmaras, pero puedes presentar tu empresa ante la sociedad con otro nombres, quizás uno más atractivo.

Eso sí, debes tener en cuenta que la denominación social de tu empresa debe ser única en el mundo, es decir, no puede haber dos empresas con el mismo nombre, es por ello, que debes pensarlo bien.

El capital social es importante, todo ello dependerá de la naturaleza de la forma en la cual desees crear tu sociedad, puesto que hay leyes en donde se establece el monto mínimo de capital social para la creación de la misma.

El domicilio social, aquí es donde se determinara sobre el cumplimiento a todas las obligaciones fiscales de la empresa, en donde se celebrara las justas generales, el registro mercantil correspondiente en el cual debe inscribirse, por lo que, el mismo deberá ser en el sitio en donde se encuentra establecida físicamente la empresa.

Y por último el objeto de la empresa, es necesario que se tenga claro cuál es la finalidad de la creación de la misma, aunque este puede ser cambiado conforme pasa el tiempo.