Material escolar para regalo

A días de que se hayan marchado los Reyes Magos son muchas las madres que ya no saben dónde meter tantos juguetes, es más como el cole acaba de empezar su segundo trimestre todas quieren que los niños se vuelvan a aplicar y a sacar muy buenas notas.

Pero sinceramente es ahora cuando se dan cuenta de la cantidad de juguetes que de verdad tienen y que con otro tipo de regalos también hubiera bastado. Los padres pensamos que cuantos más regalos tienen nuestros hijos mucho más los queremos y desde luego nada más lejos de la realidad, tan solo estamos intentando comprar ese tiempo que les quitamos por culpa de otro tipo de obligaciones y así mantenerlos contentos. Es justo en este tiempo cuando me he dado cuenta de lo que pueden cambiar los regalos dependiendo de la casa de donde vengan, mejor me explico, no en todas las casas inculcan a sus hijos las mismas cosas y lo que en una algo parece mal en la otra les parece bien, las formas de educar son diferentes y por supuesto las formas de vivir.

Como bien he dicho al principio en muchas casas ya no encuentran espacio para guardar tantos regalos mientras en otras casas ese espacio lo reservan más bien para cosas de provecho es decir, a muchos niños los Reyes Magos este años les ha traído material escolar seguramente muchos padres pensaran que es absurdo ya que en el comienzo de curso se compró lo que hacía falta, pero no solo los niños deben jugar sino que deben abrir su mente cada día y para ello deben tener en sus manos el material adecuado. Ningún padre tiene en sus manos el manual de instrucciones para ejercer de la manera correcta y nadie sabe si realmente lo está haciendo bien o mal simplemente intenta a su manera o desde su educación intentar que salga lo mejor posible.  En definitiva lo que quiero decir es que todo es válido tanto los juguetes como el material que necesitan para trabajar tan solo deberemos racionarlo y enseñarles a cuando deben utilizar cada cosa sin que ello resulte empalagoso o por el contrario les haya sabido a poco. Con sus buenas conductas y buenas notas sabremos en todo momento el camino que deberemos seguir y recompensarles cada vez que se lo merezcan sin que ello nos haga sentir culpable o pensar que no lo estamos haciendo bien.

Deja un comentario